El amor es como abrocharse mal la camisa, hay que llegar hasta el final para darse cuenta que estaba mal desde el principio.